jueves, 18 de diciembre de 2008

Los Mormones y El Codigo DaVinci

La última cena (1495-1498), de Leonardo da Vinci (1452-1519)
Articulo de JPMarichal
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días ha expresado recientemente su posición con respecto a las declaraciones de Dan Brown en "El Código DaVinci" sobre el posible matrimonio de Cristo con María Magdalena, así como el filme respectivo. Traduzco aquí la parte esencial y coloco un link hacia la fuente:
"La doctrina de los Santos de los Ultimos Días no respalda el clamor que se hace en un popular libro y película de que Jesucristo se haya casado.
"'El Código DaVinci', que se inaugura hoy en el Festival de Películas de Cannes, en Francia, ha invocado mucha discusión de cristianos y críticos de todas partes. La historia ficticia del autor Dan Brown se enfoca en la premisa de que Jesucristo fue casado con María Magdalena y que procrearon un hijo.
"Dale Bills, vocero de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, dijo en una declaración el Jueves:
"La creencia de que Cristo se haya casado no ha sido nunca doctrina oficial de la Iglesia. No ha sido sancionada ni enseñada por la Iglesia. Mientras que es cierto que unos pocos líderes de la Iglesia a mediados de 1800 expresaron sus opiniones sobre el asunto, no fue entonces, ni es ahora, doctrina de la Iglesia".
"Maestros de religión de todo el estado se reunieron al comenzar esta semana para discutir la línea histórica, encontrando muy poca evidencia en la Biblia para respaldar la línea histórica del libro".
(Fuente:
http://deseretnews.com/dn/view/0,1249,635208214,00.html)
Mis comentarios personales: Las opiniones de los líderes de 1800 a los que se refiere el hermano Bills son seguramente las de Orson Pratt, que pronunció dos apasionados discursos en defensa de su punto de vista, pero que, efectivamente, no pasaron nunca de ser opiniones particulares sobre el tema y nunca fueron sancionadas por la Iglesia. No hay materiales de la Iglesia en donde se enseñe una doctrina de la Iglesia sobre este asunto. En la Iglesia, los líderes y los miembros son libres de sostener diferentes puntos de vista en ausencia de una doctrina oficial. Como se menciona, no parece haber evidencia bíblica suficiente para sostener uno u otro punto de vista, de manera que todas nuestras opiniones sobre el asunto, al parecer, no pueden ser más que opiniones.